domingo, 21 de agosto de 2016

mi regalo del día del niño

Para este día del niño quiero decir que cho también tengo a uno adentro, que está muy muy adentro, pero está, medio metido junto a la señora mayor que también tengo adentro, y a otras gentes que no sé por dónde adentraron a no ser que haya sido por el ano, que ya a esta altura etc. Cuestión que como también tengo un ninio en de dentro, también quiero mi regalo del día del niño y como lo tengo, ya les dije, muy adentro, tendría que ser un juguete que también sea para de dentro y que se pueda compartir y salir a jugar con otros niños, también de de dentro, como ser, por ejemplo, un didlo de dos puntas. Por eso, no sé si le tengo que pedir a papá noel que son los padres o a los reye mago que también sé que son los padres o a quién, pero quiero un dildo de dos puntas de regalo del día del niño. No sé si capaz se lo tenga que pedir el regalo del día del niño a los padres, quizá, que no sé si son los padres, pero lo importante es que quiero mi dildo de dos puntas y lo quiero ya ya ya ya.

Tres notas al v. 1371 de Edipo Rey de Sófocles

Como probablemente se venga la segunda parte de esta no tan apasionante no tan historia, aprovecho para reeditar acá esta sarta de cosas, publicada sólo en facebook en su momento, el 27 de octubre de 2010. La segunda parte va a tener un título menos complicado y tiene otros personajes, que ya los irán conociendo, pero la continuidad está marcada por la presencia estelar de mi narrataria estrella, sin cuya participación etc etc etc.

UNO
Estimada cosa:
qué hago de mi vida? no puedo estudiar, no puedo hacer nada, no puedo vivir, pienso todo el día en aquél que ayer nomás decía cosas cariñosas y hoy es distante fantasma y me pongo triste y lloro y tirito y... atte. Pedazo de cosa llorona.

*****

¡Ay cosa!
Es verdad, la vida es difícil! el martes lo vi, ¡qué difícil no tirarme encima y abrazarlo fuerte! ¡Qué difícil después de casi dos meses de no vernos hacer como si nada! Me dijo que me quería y que yo estaba lindo (cayó a casa y yo estaba todo de entrecasa mugriento con mi corte de pelo horrible y ojeras a granel) Yo no le dije a él ninguna de esas cosas (¿queda implícito?) Le pegué, le dije "puto", "tarado", "puto de mierda", "te odio tanto", todo eso entre risas y llantos mezclados a dos metros de distancia sin acercarnos. Me porté como todo un lady, pero ya estoy de vuelta queriendo llamarlo todo el tiempo.

*****

UY! qué difícil la vida, che!
Estuve unos días bien. Ayer empecé la psicóloga y después fueron las chicas a casa, primero una después otra, se fueron turnando para no dejarme solo por miedo a que quiera suicidarme y me coma un alfajor vencido y después que se fueron yo ya quería llamarlo de vuelta y lloré.
Hoy me levanté temprano y estuve pelotudo muy todo el día y lloré un poco más. El tiempo me hará entender que soy un pelotudo, pero yo sé que soy un pelotudo y el tiempo es un invento burgués para explotar obreros. No se sabe lo que va a pasar, me dice él. No quiere ilusionarme ni ilusionarse con que vamos a volver, porque no sabemos. Quiere estar solo. En fin, así la vida. La semana que viene tengo parcial, supongo que después de eso me voy a juntar a preparar una materia con las chicas. Espero que no te enojes porque no preparo con vos, pero vos estás allá y yo acá y de verdad no puedo estar ahora solo, porque no puedo hacer nada, no me puedo concentrar y tirito y periplo seguido.
Perdoname que te hable todo el tiempo de esto. Si no te digo estas cosas, le escribo a él y es peor.

*****

Hola cosa. Tardé en contestar. El sábado después de escribirte chatié con él y dije algo que lo puso mal y peleamos y después la seguimos por mensaje de texto. El domingo la siguió por mens texto de vuelta y le expliqué que lo que yo había dicho era lo que él me había dicho a mí el martes cuando lo vi. Le dije que no quería joderlo y que había borrado sus números y que lo iba a eliminar de fb, para no tentarme a chusmear, porque me hace mal. No fui al ciber. Recién me conecté y vi que él me eliminó a mí ¿Por qué me pone tan mal, si yo pensaba eliminarlo? Una pavada. Estoy idiota. Me di cuenta que me siento poca cosa, por eso pienso que va a estar mejor sin mi o que cualquier flaco que conozca va a ser mejor que yo y también que nunca nadie se va a fijar en mí. Eso tengo que trabajar en terapia que, por otro lado, no puedo decirte todavía si es freudiana o lacaniana, pero me dijo que como yo era de letras íbamos a trabajar con palabritas. Cuando lo conocí a mi ex, yo no quería que él deje a su novio por mí porque pensaba que se iba a arrepentir, y no quería esa responsabilidad. Supongo que siempre me sentí una caquita y poca cosa y por eso nunca me imaginé con otro. Voy a tener que aprender a estar solo y, si no, conseguime un novio allá y me voy, uno que sea lindo, o mejor, ¡uno que me quiera!. Je.

Me siento como un velorio y creo que en cualquier momento salgo a garcharme al primero que se cruce, aunque no creo que me dé bola.

Estoy boludo y me siento una diva de melodrama haciendo escándalos por estas huevadas y pensando sólo en mí, en mi dolor, en mi infelicidad, en mi parcial del viernes que no estudié nada, en mi etc.

Nunca va a volver conmigo y tengo que emprender la búsqueda desesperada de novio nuevo, que apague el incendio con querosén. Hablo huevadas contradictorias, estoy cansado y no me duermo y pienso cosas y mañana.

Te quiero. No quiero volverte muy loca con mis cosas y voy a tratar de volver un poquito loco a cada uno. Gracias por darme bola. Life is "difficult" (very) para todo el mundo, todos tienen sus quilombos y yo me hago el divo. Perdoná que no dé mucha bola yo, es que me cuesta la cabeza.

¡¡¡¡¡Y este fuckin' día de la primavera con sus plazas llenas de gentes y felicidades ajenas y juventudes aún no perdidas!!!!!

Ay cosa! Pensé en que cuando vengas vamos a charlar y a matear y a hacer chistes ñoños y me puse contento y, capaz, ya voy a estar preparado para reírme de lo estúpido que soy ahora con todo esto y ya voy a poder bardearlo y decir que es un idiota y es feo. Capaz si lo odio es más fácil. Capaz no. ¿Viste que siempre termina hablando de sus cosas esta diva venida a menos? Y sigo desvelado. Adelgacé quilo y medio. Estoy saliendo a correr cuando puedo, y comiendo menos, porque gordo y viejo nadie me va querer, y estúpido. Capaz una buena pija me cure todos mis dramas. Capaz no. Capaz peor. ¿pero de dónde saco una buena pija a estas alturas de la noche, a estas alturas de la vida?

Al final me la paso quejando. Por egoísta me dejó el flaco ese que andaba conmigo, ¿cómo era que se llamaba?
Y te voy a seguir escribiendo porque parece como que hablamos y te extraño menos y me hace bien hablar. Y te escribí y te escribí y se me fue la depresión un poco y me está agarrando el sueño. ¿Viste qué pesado?

*****

ay cosa! A veces me vienen como unos terrores y me quedo duro y tengo miedo y chucho de frío y respiro rápido. Después se me pasa, son las cosas malas de ser una diva melodramática, que todo tiene que ser exagerado. Ya sé que no soy poca cosa, pero me siento así, como me sentía antes de conocerlo. Espero que ese flaco que vos decís que voy a conocer y que va a ser mejor aparezca pronto. Te hago responsable.
No lo odio a mi ex, y sé que vos tampoco, pero capaz lo puedo odiar a veces un ratito para no extrañarlo y decir: "Qué bueno que no estoy con este flaco, que era un idiota y tenía cara de idiota y hablaba como idiota y me dejó porque es idiota. Que se joda" Eso alivia un poquito, aunque en realidad no piense así. Y sí, capaz no éramos cual para tal, pero bueno.
¿Y si dejo de fumar? Tendría que salir a correr ya no una vez por día sino dos o tres veces al día, ¡qué divertido!. Estoy anoréxico hoy.
Bueno, me voy que tengo que estudiar que rindo mañana y no estudié y no me importa nada porque estoy mal y prefiero salir a correr que estudiar o hacer cualquier cosa que estudiar, ¡dejo la carrera! ¡Qué buena idea! Chau. Me voy a estudiar.
Te adoro, cosa. Después te sigo escribiendo monólogos interiores, ¿dale?


DOS
Resulta que ayer, estimada cosa mía, tenía yo parcial de Norteamericana. Y fui y todo. Sólo que para firmar y entregar en blanco que me causó mucha gracia porque no puedo estudiar porque no me puedo quedar quieto porque no estoy fumando desde el jueves que fumé uno a las 13.30. Resulta que ayer fui al foro y después a un cumple y mastiqué el palito plástico del chupetín durante horas. Y lo extrañé a mi ex en un momento, que no lo extrañaba desde que había dejado de fumar que extrañaba sólo el cigarrillo y no a él. Y cuando volví a casa me escribió dizque quería verme y que por qué yo no quería verlo nunca más. Le dije entonces que yo no había dicho que no quería verlo nunca más y que entendió mal y que estaba todo bien y vino y se quedó a dormir. Nos besamos y nos apoyamos y toqueteamos bastante, pero nos comportamos en llegar hasta ahí, no sé muy bien por qué no se puede ir más lejos, pero bueno, es así. Una calentura de puta madre y ¡qué ganas de ponerla (y/o viceversa)! Está re cogible el flaco, más cogible que nunca todo re flaquito y chiquitito que te dan ganas de atravezarlo de un pijazo. Pero bueno, nada pasó. Hoy mateamos y se fué. No quedamos en nada. Ah! me confirmó que estuvo con un flaco (por lo menos uno). Pero no quiso hablar, se puso re mal, como arrepentido y después dijo que no estaba bueno tener levante y agarrarte a un flaco, o algo así, porque le dije que yo quería levantarme un flaco y me dijo que no estaba bueno. Creo que estamos los dos un poco loquitos. Yo total no entiendo nada.
Bueno, espero que esto ande (internet) y te mande el mensaje. Pronto te escribo otro capítulo, todavía no sé cómo me va pegar haberlo visto y la mezcla con la abstinencia del pucho y mi alpedismo premeditado y mi calentura de la puta madre.... suspenso...


*****

No lo borres de fb, cosa mía, creo que las borró a las chicas de calentón y después se arrepintió, no sé. Creo que anda culposo y arrepintoso de todo. Por otro lado, él no me contó de onda que se agarró a un flaco, se lo saqué yo de tirabuzón y me puso re contento que se haya agarrado un flaco y yo también quiero uno. Anoche me escribió que quería pasar el resto de su vida conmigo, le dije q vayamos despacio y vayamos viendo qué onda. Igual no quiere volver conmigo y yo tampoco con él, no sin antes agarrarme dos o tres flacos como para asegurarme que quiero estar con él, o no, ¿viste? No sé. Estoy bien, me cuesta un huevo no fumar, pero ni yo me lo creo que ya 3 días. No fue una decisión, fue espontáneo, me prendí uno, di dos secas y dije "no quiero más, ¿a ver cuánto aguanto?".
Mi psicóloga (Ahora yo también soy de los empiezan sus enunciados con la frase "Mi psicóloga dice que...") dice que yo soy tan racional, y pensante y organizador y pienso tanto antes de hacer algo que después nunca hago porque me la pasé pensando y ahora estoy haciendo todo impulsivamente sin pensar, como contar a mis viejos, borrar los teléfonos del ex, etc. y que por eso estoy lastimando a todos los que me rodean. También me dijo que a partir de la próxima semana va a ir armada porque tiene miedo que yo la ataque o bien que me va atender desde atrás de las rejas por seguridad. Me caga a pedo, me dice que soy ansioso y que quiero todo ya, que soy cagón y que me gusta que me peguen. A mi me parece que la loca es ella y que un día de éstos le voy a dar un zocorrón para que aprenda a tratar bien a sus pacientes, la hijueputa.
No lo borres de fb. ¡es víbora mi ex!! A mí me gusta que sea así de víbora!!! y me gusta que garche con otros flacos, me calienta.
Ay, mi cosa. Unas semanas más y ya tenemos suficiente material como para publicar un libro. ¡Qué manera de hablar al pedo!

*****

¡Uy! ¡Qué bueno! ¡dos semanas! ¡En dos semanas volvés! Pero ¡dos semanas! eso es mucho ¿Viste cuando te sentís que no podés soportar un día más? Bueno, eso. No sé cómo terminar el día de hoy, cómo darlo por terminado, finiquitarlo, darle un golpe en la nuca para desmayarlo y que sea jueves, que sea 2011, o 2012 y el fin del mundo. No sé. Hay días que te querés matar, viste? Qué bueno que puedo escribirte y se me pasa. Igual antes le escribí a mi ex (porque aunque no seas "amigo" de fb podés mandarte mensajes). Pero más cortito le escribí, porque no quiero asustarlo mucho. El sábado lo vi y ahora todos piensan que vamos a volver. Y no va a pasar eso. Pero sí estoy siempre en la misma sin poder desprenderme, sin poder despegar, si cuando intento superarlo y hacerme a la idea de que estoy solo él aparece y estoy en la misma ¡si por lo menos pudiera escribir algo coherente y hacer catharsis! Por otro lado, siempre lo defendí, aunque a veces me hacía el boludo porque no daba que yo, todo hecho pelota de deprimido, diga "hizo bien en dejarme si no estaba bien conmigo". Esas cosas hay que callarlas porque si no, quedás como un boludo. Bueno, me voy porque este ciber es feo y el teclado tiene mugre. Ya mañana se cumple una semana libre de tabaco ¿le puedo echar la culpa a eso de que me pongo mal porque me pongo ansioso y quiero pija y tiemblo y lloro? No sé.
Te quiero, cosa. Te sigo escribiendo siempre que me ponga boludo (iterativo de presente?) porque si no capaz me mando cagadas. Igual si no me pongo boludo, te escribo igual.



TRES
Queridísima cosa:
Claro, es por eso que él coge y yo no, porque tiene muchos más “amigos” de facebook. No es que no escribí porque no me puse boludo, en realidad no quería ser tan pesado escribiéndote todo el tiempo. Sigo poniéndome boludo periódicamente como para no perder la costumbre, excepto el día de psicóloga que es el jueves que estoy bien y entonces voy a la psico y no sé de qué hablar porque estoy bien y después ya el viernes me pongo boludo de nuevo (creo que es un mecanismo de defensa, porque no quiero abrir puertas del inconciente y que salga toda la mierda dolorosa, porque soy cagón). Por otro lado, hace unos días te escribí largo y tendido y deprimente y más sacado que nunca pero no te lo envié porque me dio timidez porque me pongo re pesado y, como creo que ya te dije una vez, prefiero no volver demasiado loco a nadie y, en cambio, sí un poquito loquito a cada quien. Así que guardé el mensaje y no te lo envié.
A mi ex no dejo de proponerle casamiento cada vez que puedo. Por ahora me dice que no, pero un día lo voy a agarrar desprevenido y me va a decir que sí y ahí mismo lo llevo de los pelos ("del cabello", diría él) al registro civil y lo hago firmar con sangre!!! Para que no se me escape!!! Y una vez que me case, una de dos: o lo re cago a trompadas o le pido el divorcio y me saco las ganas de dejarlo yo. Quién se piensa que es?!
Bueno cosa, estoy en casa y nunca se sabe si esto anda o no anda (me refiero a internet) ¿se enviará este mensaje? La incertidumbre me exaspera!! Me pongo ansioso, ansioso, ansioso, ansioso. Estoy re empecinado con mi ex. Lo quiero a él o a ninguno. Miedo al cambio. Terror. Ataque de pánico. Y parálisis. Me quedo duro mirando la pared como si fuera un horizonte (un más allá) sin saber qué hacer, sin mover un músculo, a veces ni respiro.
Es re lindo tener alumnos de griego, tenés razón, pero también me pongo inseguro con eso porque la tercera declinación no es como la segunda ¡y el aoristo segundo! ¡y el genitivo absoluto! ¿Ves que estoy tarado y me da miedo todo? ¡Qué estúpido! Igual creo que no quiero más griego, capaz la licenciatura la haga igual (vamos de a una cosa por vez), pero después no sé si quiero declinar palabritas por el resto de mi vida, capaz lo hago para querer demostrar algo, para hacerme el lindo (el inteligente, en realidad), pero hay otras cosas que también me pueden gustar y sean menos esclavistas que el griego.
Mi ex no. Con él sigo empecinado y no quiero a otro.
Hace un rato me escribió mensaje diciendo que le gustó dormir conmigo. Ah! No te conté: anoche cayó de sopetón sin avisar a pedirme unos discos para su programa de radio (excusa?) y se tenía que ir enseguida y le dije que si se quería quedar a dormir y se quedó. No se quería quedar porque no quiere histeriquear ¿viste que cuando uno no quiere histeriquear es cuando más histeriquea? porque que estaba cansado y que no quería garchar y entonces no quiere quedar como un calienta braguetas y que sí quiere garchar pero estaba cansado y no quiere histeriquear y me dijo que otro día garchábamos si yo quería. Yo lo dejo que hable solo. Me parece que él tampoco quiere histeriquearme y jugar conmigo pero no le sale porque no sabe bien lo que quiere. Yo tampoco sé y en realidad capaz que también juego con él cuando le propongo casamiento (porque sé que me va decir que no) y en realidad no sé si quiero estar con él, no casado por lo menos. Cuando lo veo la paso re bien y lo quiero, pero después cuando se va lo extraño. Antes (cuando éramos novios tórtolos) lo veía y la pasaba re bien y cuando se iba decía “ahora sí, estoy solo, qué tranquilo” y quería estar solo yo ¡Qué gataflorismo lo mío!. Igual no está bueno que me histeriquee, tenés razón, y es un tarado por histeriquearme, pero igual no es el culpable de todos mis males: ¡No puedo ponerme triste porque pierde el baño y angustiarme y paralizarme porque me da miedo llamar al plomero! ¡No puedo querer ir al cine y no ir porque me da vergüenza sacar la entrada y después decir “qué tarado que no fui porque me daba vergüenza sacar la entrada” y angustiarme mucho y acordarme que el baño pierde y no me animo a llamar al plomero y digo “lo llamo mañana” hasta que pasan dos meses y el baño pierde cada vez más y el sarro me delata y entonces entro a un chat a ver si por lo menos logro ponerla (y/o viceversa) y un flaco me habla y me dice “hola” y a mí me paraliza el miedo y pienso “mejor no contesto, mejor me pongo a hacer gimnasia y a hacer abdominales y bajo la panza y hago flexiones y bajo un par de quilos y hago arreglar el baño y ordeno todo el depto y limpio y me corto el pelo y después chateo a ver si me levanto a algún flaco” ¿Ves que mis quilombos lo preceden a él? Y lo suceden, naturalmente. Uf! Ya me había acostado y no iba a cenar y ahora me dio hambre. Pasa que estaba un poco angustiado porque hoy llamé al plomero y me da miedo y entonces no podía dormirme y ahora escribiéndote me pongo bien (catharsis más freudiana que aristotélica) y entonces me da hambre ¡qué lindo!
Anoche que lo vi le conté que lloré comiendo matambre. Pasa que mi abuela siempre hace matambre arrollado cada vez que voy a Chaca y a él le encanta entonces siempre lo comía con él. En esos días en los que me empecé a angustiarme hace como un mes, también descubrí que tenía en el freezer como tres matambres que no los comía porque él no estaba y entonces dije “tengo que empezar a comerlos yo solo, no puedo seguir esperándolo para comer un matambre” y descongelé uno y cuando lo iba a comer al otro día me acordé que lo comía con él y lloré. Eso más o menos pasó. Anoche se rió de eso y me dijo que tenía que escribirlo que estaba buena la historia. Eso fue antes de decirle que si quería casarse conmigo y que me contestó que no pero que el año que viene volvía a ponerse de novio conmigo si yo quería y le dije que entonces me iba a conseguir otro novio para tirar hasta el año que viene y me dijo que había cosas más importantes que estar de novio y que yo estaba re Susanita. Si yo quería, me dijo, porque él dice también que yo voy a conocer a alguien y me voy a enamorar, que voy a conocer a alguien mejor que él y que no me histeriquee y que tenga cosas resueltas ¡Ja! ¡Como si yo tuviera algo resuelto! Parece que él está del mismo lado de los que piensan que no le tengo que dar más bola. Y me dice, la otra vez que chateamos, “en la semana nos vemos, si vos querés” “Claro que voy a querer, tarado (le contesto), ¿no te diste cuenta que siempre quiero, estúpido? ¿No ves que todo el tiempo te extraño, pedazo de puto malcogido histérico de mierda y la madre que te parió?
¡Uf! ¿Viste qué manera de hablar al pedo? No sé por qué no tengo esta elocuencia cuando voy a la psicóloga. El jueves pasado le dije que había pensado en guionarme las sesiones porque re me quedo en blanco cuando voy, no sé qué decir.

¿Vos pensás que todas estas cosas que te escribo (las que te mando y las que te escribo y no me animo a mandarte) las puedo editar como una novela más adelante cuando junte un buen número de caracteres? Habría que corregir o tomar esto como apuntes para desarrollar más. Mientras tanto yo sigo buscando un “narrador” y creo que por acá, entre todas estas huevadas que te escribo, en algún lado, capaz está el narrador que quiero ser, más o menos. La historia no importa, no hace falta una historia para escribir una novela. Con una historia, cualquiera escribe una novela, lo importante es el narrador ¡el narrador! A seguir buscando entonces. ¿me ayudás?
Hmm! Milanesa con papas al vapor! No te confundas, no estoy comiendo ahora, sería incapaz de semejante falta de respeto de estar hablándote con la boca llena. Acabo de poner a hacer milanesa con papas al vapor y me da “hmm! Qué rico!”.
Estaba pensando mientras pelaba las papas que a la novela capaz le pongo de título “Soy infeliz pero por lo menos la pongo (y/o viceversa)”. Suena muy a Linda Peretz el título, pero igual es de ficción, no es autobiográfica. En realidad la segunda proposición del título es de ficción, la primera pueda ser de verdad. Porque en realidad no la estoy poniendo (ni viceversa) y tampoco estoy fumando ¡Muchas abstinencias juntas! Estoy dejando las harinas también. Capaz mejor título es “Mi ex coge y yo no” o “¿Por qué mi ex coge y yo no?”. Si no, no sé. Decime vos. ¿Querés ser la narrataria de mi novela? Dale, porfa. Decime que sí, dale que ya van a estar las papas al vapor y me da hambre. Bueno, ya tengo narrador capaz y, si aceptás, ya tengo narrataria. Ahora a escribir y escribir hasta el amanecer sin parar ni pestañear a ver si me convierto en escritor de bestseller y me lleno de plata y puedo pagar la psicóloga porque si no, no sé cómo. Uy!
Ya están las papas.
Mirá te cito, si lo encuentro, el mensaje del otro día que no te mandé para que veas que era casi más sacado que este. Creo que fue el viernes o el domingo, no me acuerdo, a las 2:13:  

«Capaz tendría que pagarte más a vos que a la psicóloga. ¿Por qué cuando mi ex quiere verme yo estoy para lo que quiera y el resto del tiempo no da ni bola? Me parece que ya es un poco tarde y me levanté temprano y no sé lo que digo. Pero nunca sé lo que digo, nunca sé lo que hago, doctor, qué me pasa, yo pensé que no tenía inconciente yo y ahora resulta que soy todo inconciente, todo mr Hyde yo. Qué hago? me hago el que aquí no pasó nada y acepto verlo sólo para tratar de ponerla (y/o viceversa)? me hago el que estoy ocupado y como que me da lo mismo verlo o no verlo? claro que para esto tendría que querer verme, pero bueno, eso supongamos que eventualmente sucederá. Si no sucede, no hay de qué preocuparse; pero si sí sucede, qué hago, doctor? debería empezar a garchar a todo lo que camine (y tenga pija) para no caer en la tentación? Esta es mi duda de hoy que, claro está, es distinta de la de ayer y va a ser distinta de la de mañana. Son todas dudas que no resuelvo nunca, quizá porque la respuesta es tan obvia que no me animo a reconocerla. No sé. Capaz empiece a publicar mi duda diaria en fb y ver si alguien me la saca (la duda) a bofetadas. ¡jajaja! me acordé de "duda da podonga" y me tenté. Soy un tarado e infantil ¡¿y después dicen que el maduro soy yo?! ¿Tendría como que intentar escribir un diario diario como que para que parezca algo como una historia de lo que me pasa que estoy loco despechado apechugado y bipolar...? ¿Ya llegó lo peor? ¿o acaso esto está recién empezando? ¿Este momento en el que casi enciendo un pucho significa que lo superé o que lo peor está por venir? ¿tengo que volver a fumar o volver a garchar? ¿puedo soportar las dos abstinencias junto a la falta del amor conyugal, del cariño, la compañía y los buenos petes? Querido diario: uf!, ya nada tiene sentido de lo que digo, diario querido. Quiero uno más lindo y que me quiera más y que me garche más y que la tenga más grande y que la chupe más y sea simpático con mi familia, que le guste el vino y la tierra y lla pesca, pa que le caiga bien a mi padre que es severo. Uno así quiero, pero lo quiero ya, ya, ya. Acá sentado no voy a conseguirlo, o si?»


Esto entrecomillado («…») de recién fue el mensaje del otro día. Todo lo otro lo escribí anoche y justo después se cortó Internet y no lo mandé. Debería haber cambiado los deícticos y anafóricos y, por ejemplo, en vez de “anoche lo vi” poner “antenoche lo vi” porque fue el lunes a la noche eso y todo el mensaje este lo empecé a escribir el martes a la noche, excepto este último párrafo que lo estoy escribiendo ahora (¿miércoles?), aunque ya lo tenía pensado desde el martes (que sería ayer) y hasta te diría que lo escribí justo cuando se me cortó Internet y pensé en que tenía que enviártelo al otro día y que ya los deícticos y anafóricos no iban a coincidir y entonces decidí agregar este párrafo con deícticos como si fuera ya miércoles en que te estoy enviando esto pero en realidad es todavía martes (no le cuentes a nadie) o “era” todavía martes cuando escribía esto y ahora que te lo envío es de verdad miércoles.
¡Ay! ¡Cómo me gustan los deícticos y anafóricos cuando son un quilombo!

*****

Mirá. Te explico claro y conciso y después otro día te cuento cosas. Yo quiero ser narrador y que vos seas mi narrataria, porque como vos te definís como pueta no podés ser narradora sino yo-poético. Entonces, si te parece bien, quedamos así: yo soy un narrador y vos sos una yo-poético y nos hablamos entre nosotros en prosa, en verso y en jitanjáforas. También nos podemos hacer gestos ocsenos como se hacían entre sí los griegos y los romanos cuando discutían de teología.
Después te cuento lo que me dijo el jueves la psicóloga que es una fuckin' genia (¿viste que ya hice transferencia?)
Y mirá esto también: te escribo y no sé  dónde estás ¿dónde estás? estás por llegar? estás por viajar? Hoy no sé dónde estoy yo, no sé en qué ando y qué mierda!? (¡y más de 20 días que no fumo!) y te escribo para reforzar la idea de "narrador o narratario, receptor o receptario alocutario locutorio de telecom o telefonica, ¿vos te robás internet?" Quiero pedirte formalmente permiso para que seas mi alocutaria-narrataria-telefónica-telecom. A la final, nunca me distes tu visto bueno, tu "está todo bien". Y yo quiero quiero. La idea es la siguiente: como yo no escribo porque no soy pueta, y hace poco me di cuenta que se puede escribir igual aunque no se sea pueta y como ahora estoy borracho, te pregunto: ¿querés ser mi narrataria o no? Contestame eso claro y conciso así de claro y conciso como te estoy preguntando. ¿Quedamos?

jueves, 18 de agosto de 2016

Prestame atención y acordate de Austin

Si considerás que tenemos que hablar, papi, dedicale unos ratitos a la charla por lo menos. Porque  si pensás que en cinco minutos ya hablamos los temas importantes, entonces yo necesito más tiempo, a no ser que pienses hablar vos solo, entonces decime “tengo que hablarte” o “tengo que hablar” o, mejor, “tengo que monologar” o “tengo que monologarte”. No te olvides de Austin, lo tuyo es un acto de habla perlocutivo. Y diferenciame, por favor, monólogo de diálogo, acordate que tenés un interlocutor que vendría a ser yo, tu enunciatario, y que tu perlocutivo me obliga a responderte, así que en cinco minutos no podemos hablar, sólo hablás vos. Acordate, por favor, que no sos un fluir de la conciencia, armame oraciones coherentes y cohesivas, si vas a decir cosas contradictorias usame bien los coordinantes adversativos, papi, pensá bien tus enunciados, no te olvides de tener en cuenta la situación comunicativa, el contexto, el cotexto, los presupuestos cognitivos, el enunciador y el enunciatario, que vendría a ser yo, a quien le estás hablando y por eso te estoy diciendo esto que es una respuesta perlocutiva. No sos un fluir de la conciencia, pensá que le estás hablando a alguien y que ese alguien soy yo que te voy a responder algo, por ejemplo, esto. Prestame atención. No sos un fluir de la conciencia. No estás haciendo un stand up de cinco minutos.


miércoles, 3 de agosto de 2016

la desmesura de lo manso (cita directa)

Para mí ese modo manso que tenés de disfrutar las cosas, que les das tiempo y no "consumís" lo que está pasando, es de algún modo desmesurado y, al mismo tiempo, cuando se te sale la sacadez, la voracidad, también sos desmesurado. No digo que sea tu plan de desmesura contra-capitalística, digo que es lo que te sale, y como yo lo leo, pero hacer manso el placer, darle tiempo, salirse de la velocidad a la que "hay que hacer" las cosas y disfrutar de los cuerpos, de las palabras, eso para mí, en nuestro contexto, es desmesura.



martes, 2 de agosto de 2016

llego tarde (iterativo de presente)

Llego tarde, llego tarde, llego tarde. Siempre llego tarde. Cada vez llego tarde. Iterativo de presente. Tengo una puntualidad que da asco, me decís a las 8 y a las 7:55 estoy esperando en la puerta. La reunión es a las 9, pero llego puntual solo yo y hay que esperar quince minutos para que caiga alguien más y media hora para que la reunión comience. Y así y todo llego tarde. Siempre llego tarde. Me corren con puntualidades, con punteos, con contrapuntos competitivos compartidos. Yo ya estuve, yo ya hice, yo ya llegué, yo ya fui y vine, me dicen. Y yo ni me saqué el piyama para ir todavía. Estoy pensando a dónde voy, a dónde quiero ir, y ni siquiera tengo resuelto de dónde vengo. Qué actos éticos y estéticos. Llego tarde. Siempre llego tarde. A veces no llego. Porque sé que llego tarde, entonces ni llego, me arrepiento en el camino, me vuelvo, no sé para qué me saqué el pijama. Llego tarde, mis ganas llegan tarde, mi deseo llega tarde. No quiero todo, no quiero más, quiero querer lo que quiero, pero es poco y no alcanza, no califica como querer, como deseo. Qué es el amor? Dónde está? Quiero mi deseo, pero la respuesta es el deseo del otro, superador, abarcador, acaparador, pasado, ya gastado, viciado, no puedo más que desear sobre la huella de otros deseos, ya gastados, baqueteados. Cada vez que busco mi deseo. Siempre que encuentro mi querer. Iterativo de presente. 


miércoles, 15 de junio de 2016

crisis

Hoy estoy en crisis, en crisis personal, interpersonal, intrapersonal, social, cultural, profesional, política, en crisis de la vida cotidiana, esas crisis en las que ya no le encontrás el sabor al primer mate de la mañana, quizá porque ya no es la mañana y te costó enfocarte en empezar el día, no lo encontrabas, y ahora ya no sabés si tomar un mate o merendar unos mates o acostarte a dormir de nuevo, a ver si te levantás en un día que puedas ver y que puedas aceptar como día. Hoy estoy en crisis, conmigo, o con mí mismo o conmigo mismo. No encuentro mi día, no encuentro mis ganas, no encuentro mi mí mismo, o mi migomismo. No tengo ganas de ponerme a leer, no tengo ganas de ponerme a escribir, no tengo ganas de mirar porno y hacerme una paja, no le siento sabor al mate, al cigarrillo, a la vida. No le siento el sabor a la crisis. 


domingo, 5 de junio de 2016

Una novela escrita con la punta de la chota. Capítulos catorce, quince y dieciséis.

Capítulo catorce.
Este es el capítulo catorce de esta novela que está escrita con la punta de la chota pero no literalmente, sino de otra forma, que tampoco es metáfora ni alegoría, pero que es con la punta de la chota. Me dicen los lectores y exégetas que en realidad esto no es una novela porque no hay una narración, porque no me encuentran la diégesis entre tanto palabrerío sin sentido. Y yo les digo que para διήγησις se miren las telenovelas de la tarde que tienen unas diégesis preciosas en donde, por ejemplo, uno se da cuenta que el muchacho que piensa que es el amante de su mujer en realidad es su hijo que ella regaló de bebé porque estaba loca porque él la dejó porque pensó que ella lo engañaba con su hermano de él. Eso es una διήγησις copada. Acá, lamentablemente, contamos la historia de Juan que no tiene tanta gracia, tanta diégesis. Es una historia gris, que tampoco es triste porque no llega ni a eso, pero es la historia de Juan, que vendría a ser el protagonista, que una vez se enamoró, eso dijimos antes, o varias veces o, quizá, todas las veces. Y es gris porque ese amor no fue correspondido y por eso también es triste, pero una tristeza mediocre, de todos los días. A veces sí fue correspondido, pero eso también es triste. Y también es mediocre. Pero es lo que tenemos. Puede ser que no tenga diégesis pero sí μίμησις πράξεως, porque lo que contamos es lo que le pasó a Juan. No le podemos pedir al pobre Juan, que es nuestro protagonista, que descubra que es hijo de otro, que es el marido de la que él piensa que lo quiere como amante pero en realidad es su madre que lo abandonó de bebé porque estaba loca porque su marido la dejó porque pensó que ella lo engañaba con su hermano de él de su marido. No le podemos pedir eso a Juan, que lo único que quiere es una buena poronga para saborear o, mejor, dos. Así que no me discutan la diégesis o la falta de la misma, porque acá decido yo porque el narrador soy yo y punto.

Capítulo quince.
Si resumimos, entonces, tenemos un amor que no fue, otro amor que no fue, uno que sí fue pero que es un poco triste, otro que también pero igual, capaz algunos más que no cuentan como amores. Voy a ir narrando en orden así no me discuten la diégesis. Esta es la historia de Juan. Amor 1: Hola, te presento a mi novia. Hola, hagamos un trío con mi novio que la tiene grande. Hola, cogete a tal que es tu amigo que es un forro, deforme, insoportable, feo, pero la tiene grande. Hola, cómo estás? Tanto tiempo. Fin del amor Nº 1.

Capítulo dieciséis.

Pensamos que mejor sería hacer un reboot y relanzar esta novela porque ya la historia del protagonista, que es Juan, tiene tantas aristas, le han metido tanta mano al pobre, que es muy difícil escribir su historia dándole coherencia. Por cierto que cohesión, mucho más. Por eso en esta novela renunciamos a la cohesión. Si quieren cohesión vayan a ver los programas de la tele en donde cohesionan todo con un así está el país etc. o vayan a estudiar lingüística que te enseñan unos conectores de los más finos, como, por ejemplo, no obstante o por un lado y por el otro, que van separados para indicar que una cosa pasa en un lado y otra en otro. Por ejemplo: a Juan, por un lado, le cogían el culo y, por el otro, la boca. No obstante, lo llenaron de leche al mismo tiempo por los dos lados. Aunque acá el no obstante está mal usado, pero lo importante no es el conector sino que eso pasó así. Por eso obtamos por la  μίμησις πράξεως y renunciamos a la cohesión y a la διήγησις, para no confundir a los lectores.